2021: de dónde partimos – Sustennials — Cultura sustentable

2021: de dónde partimos

Terminamos 2020 con dos crisis mundiales en simultáneo; la pandemia de coronavirus de la que los medios hegemónicos hablan constantemente y la crisis climática y ecológica que lleva años, pero que aún así no gana la popularidad suficiente.

El 2020 no tiene precedentes. Desde la pandemia del Coronavirus, los movimientos sociales y los récords que se rompieron en materia ambiental, quedó en evidencia el impacto que la vida humana tiene en el planeta y también las soluciones que debemos poner en movimiento ya para transicionar la crisis climática y ecológica. Algunos de los sucesos más importantes fueron:

La temperatura actual es de 1.2ºC sobre niveles pre-industriales.

Desde enero a octubre de 2020 la temperatura promedio global se mantuvo por encima de los 1.2ºC comparado con los niveles pre industriales de 1850 a 1900, según datos de la Organización Meteorológica Mundial. En los últimos 50 años el aumento de la temperatura global aumentó de forma continua al igual que el aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero. Si bien parece poco el aumento, ¿cómo te sentirías vos de tener 1.2º más de temperatura todos los días? Este pequeño aumento desestabiliza el clima a nivel mundial; clima que por muchos siglos fue estable dentro de ciertos rangos; cambio que altera todo el globo y a su vez a la biodiversidad perturbando sus formas y estilo de vida actual. Los incendios, inundaciones, tormentas y huracanes de mayor intensidad y frecuencia son la nueva normalidad de un clima alterado.

Los incendios, inundaciones, tormentas y huracanes de mayor intensidad y frecuencia son la nueva normalidad de un clima alterado.

El peor indicio de que estos escenarios apocalípticos continúen es el inesperado calentamiento en la zona del Ártico Siberiano, que en los primeros diez meses del año tuvo zonas en las que la temperatura aumentó hasta 5ºC sobre el promedio, dando lugar a la temporada de incendios más intensa en 18 años.

La basura plástica sigue en aumento

La organización Break Free from Plastic es una iniciativa comunitaria que busca documentar el impacto de la basura plástica en las diferentes comunidades; la organización realiza la recolección y el conteo de la basura plástica en más de 55 países alrededor del globo. Este año recolectaron más de 346,494 piezas de plástico con lo que pudieron determinar cuáles eran las empresas dueñas de esa basura dejada en diferentes comunidades. Y por tercer año consecutivo el podio se lo lleva Coca Cola, Pepsico y Nestlé.

En el informe de BFF también menciona que la problemática no sólo es por el desecho del plástico y la contaminación ambiental si no el impacto social que tiene en los recolectores informales de basura en el sur global y cómo las comunidades más afectadas ven cada día aumentar la basura que se acumula y afecta todo su entorno.

Los niveles de dióxido de carbono alcanzaron un nivel récord

Durante el 2020 las concentraciones de dióxido de carbono tuvieron 3 valores récord y cerramos la década con el mayor número. Los datos de dióxido de carbono en el observatorio Mauna Loa, Hawai, constituyen el registro más largo de mediciones directas de CO2 en la atmósfera. Si bien debido al confinamiento por la pandemia la quema de combustibles fósiles tuvo una bajada del 7% a nivel mundial, lo que disminuyó en gran cantidad a las emisiones de gases de efecto invernadero, las concentraciones siguieron aumentando ¿por qué?

Porque las emisiones de GEI (gases de efecto invernadero) son las liberadas a la atmósfera, pero la concentración se produce por las emisiones que quedan atrapadas en la atmósfera, sean emisiones pasadas o recientes. Esta concentración es el motor principal del aumento de la temperatura de la Tierra.

La Gran Barrera de Coral sufrió el 3º blanqueamiento masivo de corales en 5 años

En abril del año pasado las autoridades del Parque Marino de la Gran Barrera de Coral junto con un experto de la Universidad James Cook confirmaron que la barrera de coral sufrió en marzo su mayor blanqueamiento. El blanqueamiento de corales se atribuye al estrés que viven consecuencia del aumento de temperatura en las corrientes marinas, lo que perjudica la vida de toda la biodiversidad; el coral se “blanquea” cuando los pólipos de coral expulsan las algas que viven dentro de sus tejidos perdiendo su color, si bien sólo por el blanqueamiento no mueren si el aumento de la temperatura es permanente, pueden morir  perjudicando a todas las especies que viven y se alimentan de él.

Actualmente la Barrera de Coral es hogar de más de 1500 especies de peces y 411 especies de coral, siendo uno de los ecosistemas más diversos En el 2016 y el 2017 sucedieron dos eventos de blanqueamientos que afectaron la zona norte y central de la Barrera. Sin embargo, este año afectó la zona sur que al nunca haber sufrido un blanqueamiento tenía corales más sensibles al calor. Por eso el evento de blanqueamiento de este año no solo es el más grande, el área afectada llega a ser de 2300 km de largo, incluyendo el sur de la Barrera del Coral. Sino que es el segundo más severo registrado y se espera que el daño causado sea irreparable.

Lo que llamó la atención de los científicos involucrados es que este tipo de eventos estaba estimado que sucedería para mitad del siglo cuando el aumento de la temperatura global sea aún mayor, sin embargo este evento puso a un lado las predicciones realizadas y dejó un daño permanente en todas las áreas de la Barrera de Coral.

Los años más calurosos de la década fueron 2016, 2019 y 2020

El fenómeno de El Niño, en el 2016 fue quién le dio récord de temperatura al año. Meses de intensas temperaturas anómalas en la superficie marina provocaron un aumento en el promedio de la temperatura global.

El 2019 vio una temporada de incendios devastadores, desde Brasil con los incendios intencionales para despejar hectáreas de selva para el agronegocio. Hasta Australia con su sequía más intensa en 10 años que dio lugar a los incendios naturales más violentos que vivió el país en años y que arrasaron con más de 3 billones de vidas de animales no humanos.

En el 2020 el récord en temperatura se debió a la concentración de gases de efecto invernadero y la calurosa temporada en el Ártico. Según la Organización Meteorológica Mundial hay un 20% de probabilidad que la temperatura supere los 1.5ºC de promedio mundial comparado a los niveles pre-industriales, para el 2024.

Según la Organización Meteorológica Mundial hay un 20% de probabilidad que la temperatura supere los 1.5ºC de promedio mundial comparado a los niveles pre-industriales, para el 2024.


El Acuerdo de París firmado en 2015 instaba a los países involucrados a tomar acción climática y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero para evitar que la temperatura global supere los 2ºC, con un objetivo ambicioso de mantenerla debajo de los 1.5ºC. Las predicciones del IPCC (Panel Intergubernamental para el Cambio Climático) en un planeta con tal aumento de temperatura igualmente depara un escenario catastrófico de fenómenos naturales más intensos, migraciones masivas, escasez alimentaria, un futuro “oscuro” para millones de personas de acuerdo a científicos.

Dos eventos que 2020 nos dejó a nivel política:

• La elección de Biden y Harris como presidente y vice presidente de USA. Una de las promesas de la campaña electoral es que Estados Unidos vuelva a incorporarse al Acuerdo de París, salida llevada adelante por Trump que fue efectiva el 4 de Noviembre. Siendo el 2º país emisor de GEI es vital su compromiso y recuperar las medidas ambientales perdidas durante la presidencia de Trump.

• China y su anuncio para ser carbono neutral para el 2060. Si bien es a largo plazo se espera que genere presión para que otros países se sumen al objetivo y volver a la meta de mantenernos por debajo de los 1.5ºC.

El confinamiento a nivel mundial evitó que el movimiento de activismo ambiental que tomó impulso en el 2019 continuara de forma presencial, pero a través de las redes sociales se pudieron denunciar situaciones como las quemas de los humedales y hacer campañas masivas en disconformidad como sucedió con el acuerdo porcino con China.

El 2020 fue un año de quiebre. ¿Necesitamos algo más para darnos cuenta que la crisis climática y ecológica es real? Es tiempo de que la tratemos como tal y nos involucremos.